Estrategias de Crecimiento Económico Pasadas y Futuras: ¿Qué nos enseña China?

12 diciembre, 2022

Este artículo fue redactado por la investigadora Cathy Rubiños, la asistente de investigación, Leyla Cruzado y los alumnos del curso Teoría del Comercio Internacional y Procesos de Integración de la carrera de Negocios Internacionales, Soheil Cadenillas, Ana Paula Arenas, Luciana Osores, Girelyn Aguilar, Joaquín Valera, Daniella Cabello, Daniella Nuñez y Nicole Fernandez. El texto se generó de la discusión, analisis y profundización de las ideas expuestas en el Simposio “La economía china en la post-pandemia: Tendencias, desafíos e impactos en la economía mundial”.

El 25 de octubre del presente año, se llevó a cabo el Simposio Internacional “La economía china en la post-pandemia: Tendencias, desafíos e impactos en la economía mundial”[1], organizado por el Centro de Estudios sobre China y Asia-Pacífico (CECHAP) de la Universidad del Pacífico y China Europe International Business School (CEIBS). En el evento participaron Felipe Portocarrero, Rector de nuestra casa de estudios; Song Yang, embajador de la República Popular de China en el Perú; Xu Bin, Ph.D. en Economía de Columbia University y profesor de economía del CEIBS; Allan Wagner, Embajador y ex Ministro de Relaciones Exteriores del Perú; Tao Fenghua, Gerente General del ICBC Peru Bank y Presidenta de la Asociación de Empresas Chinas en el Perú; Diego Winkelried, Profesor Principal y Jefe del Departamento Académico de Finanzas de la Universidad del Pacífico; y, Rosario Santa Gadea, Directora del CECHAP. En este artículo, presentamos y profundizamos las ideas principales transmitidas en el Simposio.

El gigante asiático y su evolución económica en el tiempo

Cuarenta y cuatro años atrás, China se caracterizaba por tener niveles elevados de pobreza y bajos estándares de vida a nivel nacional (Xu, 2022). En 1978, Deng Xiaoping, el entonces líder supremo, lanzó la “política de reforma económica y apertura al exterior” (Gobierno de España, 2022). Esta supuso el inicio de un proceso gradual de introducción de elementos de la economía de mercado en China. Desde entonces, ha mantenido una economía mixta: de mercado, pero con predominio de la propiedad pública. Además, en el plano político, ha perdurado el liderazgo del Partido Comunista, que ostenta el control de las diversas estructuras políticas (Gobierno de España, 2022).

China no es la única economía que ha mostrado crecimientos progresivos; sin embargo, ha sobresalido por su crecimiento exponencial, consiguiendo así las siguientes ubicaciones (Xu, 2022):

  • En 2009, se convirtió en el mayor país exportador del mundo.
  • En 2010, se convirtió en la segunda economía más grande del mundo.
  • En 2014, se convirtió en el mayor receptor de inversión extranjera directa (IED) del mundo.
  • En 2015, se convirtió en el segundo país que más IED mandaba en el mundo.
  • En el 2016, el yuan se convirtió en la quinta “moneda de élite” de los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional.

Relevancia económica de China en el mundo

China tiene un PBI de 17.7 billones de dólares en 2021, y a pesar de la pandemia, su economía se ha fortalecido, manteniéndose como un motor principal de la economía mundial (Xu, 2022). Con el tiempo, esta nación se ha convertido en un importante socio comercial de más de 140 países y regiones (Song, 2022).

En particular, China se ha convertido en un inversor importante en los mercados emergentes, como es el caso de América Latina (Winkelried, 2022). Es el primer socio comercial de Sudamérica y el segundo para toda América Latina (Xu, 2022). Para el 2021, el comercio de China con América Latina ascendió a 450 000 millones de dólares; y, para el 2035, muchos economistas estiman que podría superar los 700 000 millones de dólares (Xu, 2022).

Felipe Portocarrero, recordó que cada vez más países se unen a la iniciativa china de “La Franja y la Ruta”. Este proyecto funcionaría como una estrategia de cooperación internacional, teniendo como base el desarrollo de infraestructura para la conectividad (Portocarrero, 2022). En efecto, el proyecto presentado por el presidente Xi Jinping en el 2013[2], tiene como objetivo mejorar la conectividad (La Nación, 2022) y la cooperación a escala transcontinental en cuanto al comercio, inversión, deuda, adquisiciones, medio ambiente, reducción de la pobreza e infraestructura (Banco Mundial, 2018). Xu Bin comentó que, a fines de julio del 2022, China reportó haber firmado más de 200 convenios en el marco de esta Iniciativa con 149 países (Xu, 2022).

Por otro lado, ya que cuenta con una población de 1.4 miles de millones de personas, la Renta Nacional Bruta per cápita de China es de 11 890 dólares, por lo que aún no es considerada como una economía desarrollada[3]. Sin embargo, se espera que China pronto sea un país de altos ingresos e incluso que, alrededor del 2030, se convierta en la principal economía del mundo (Xu, 2022).

Modelo de éxito económico: ¿Cómo China se convirtió en la segunda economía mundial en solo 30 años?

Xu Bin (2022) considera que el éxito del crecimiento chino tiene tres componentes: el coeficiente intelectual (IQ, o aplicado en la economía como dotación de recursos), eficiencia de los recursos utilizados (EQ) y buena suerte. En cuanto al IQ, desde el año 1978, año en el que comenzó la reforma, este era alto en China en términos de i) mano de obra abundante, especialmente de jóvenes: personas sanas y disciplinadas; y ii) capital abundante, debido a la alta tasa de ahorro nacional y al emprendedurismo local.

Con respecto al EQ, este fue mejorado gracias a la reforma de China, pues se permitió que las personas se beneficien de su propio trabajo y de la actualización tecnológica. Debido a que China para entonces era muy pobre, existía un punto tecnológico de inicio bajo con mucho espacio para aprender (captura tecnológica) (Xu Bin, 2022). Finalmente, con respecto a la buena suerte, Xu Bin (2022) mencionó que como la población china no podía consumir todo lo que producía y necesitaba del consumo externo, la reforma china fue oportuna pues el mundo estaba en una era de globalización, lo que permitió que se convirtiera en la fábrica del mundo.

Nuevos desafíos: China y su “nueva normalidad”

Sin embargo, la suerte no siempre ha acompañado a China, pues desde 2008 las tasas de crecimiento mundial han disminuido constantemente (Xu, 2022). La crisis del 2007 explica parte del fin de la suerte china, pues sumió al mundo en una nueva tendencia de desglobalización. Los bienes chinos ya no contaban con la misma aceptación que tenían antes en los mercados extranjeros, y muchos países optaron por proteger sus industrias. Como ejemplo, China entró en una guerra comercial con EE.UU., en la que el alza de aranceles provocó que a finales del 2018 la imposición de Estados Unidos fuera de 250 mil millones de dólares y de US$110 mil millones de dólares para China (Mendoza, 2020). Así, la dependencia de China en el comercio internacional pasó de ser del 64.4% al 31.8% entre los años 2008 y 2020 (Xu, 2022). Esta “nueva normalidad” es explicada además del factor suerte, por 3 factores adicionales en los otros dos componentes del modelo del éxito del crecimiento chino (Xu, 2022):

Primero, se presenta una disminución del IQ chino en términos de mano de obra jóven. La proporción de población joven es cada vez menor, no solo en China, sino en todo el mundo industrializado, lo cual tendrá efectos en el crecimiento económico de las próximas décadas. En China, esta reducción también se explica por las políticas de planificación familiar, y los continuos avances en la tecnología que han incrementado la esperanza de vida china (Chen et al., 2022).  Así, se da un envejecimiento de la población y afecta a la economía china en dos aspectos fundamentales: i) el cambio en la edad predominante reduce la oferta laboral; ii) el envejecimiento requiere mayor inversión del estado en programas de pensión y de seguro social (Chen et al., 2022).

El segundo factor mencionado por Xu Bin (2022), también está ligado a la reducción del IQ, esta vez en términos del ahorro y la inversión de las personas. China es uno de los países con mayor tasas de ahorro; no obstante, aunque siguen siendo uno de los líderes mundiales en este ámbito, a partir del 2008, la tendencia se ha reducido. Algunos estudios muestran que este factor también puede estar ligado al efecto del envejecimiento de la población, pues mientras la población envejece, esta disminuye la cantidad de dinero que ahorra y aumenta la que utiliza (Liu et al., 2013;Wang, 2009). Esto, combinado con un sistema de pensión que dura más tiempo y tiene que cubrir a más personas debido a la creciente cantidad de ciudadanos mayores y una mayor esperanza de vida, terminan por desacelerar la inversión (Zhang et al., 2012).

El tercer factor problemático identificado por el doctor Xu Bin (2022), es la disminución de la productividad local desde el 2008. Por un lado, antes se copiaban las nuevas tecnologías, lo que explicaba un aumento de productividad repentino. Ahora que las empresas están actualizadas, incrementar la productividad implica innovar, lo cual toma más tiempo y es más difícil de alcanzar.

De igual modo, las reformas realizadas al transformarse al capitalismo ya no son suficientes para impulsar a la productividad en la actualidad; y por lo tanto, se requiere de reformas más innovadoras. Por otro lado, estudios realizados sobre la economía china, también indican que con el envejecimiento la población, los costos laborales aumentan mientras que la productividad difícilmente lo hace (Zhang et al., 2012).

Nueva estrategia: ¿Cuál es el plan de China ante la nueva era?

Durante el simposio, Xu Bin (2022), comentó que el presidente Xi Jinping ha declarado una nueva era para China, en la que la prioridad a nivel interno es pasar del crecimiento económico a la prosperidad común; y, a nivel internacional, es promover activamente la construcción de un futuro compartido. En este sentido, Song Yang (2022), enfatizó la creencia en el principio de “las personas primero, y la vida primero”, la cual aseguró haber dado resultados positivos reflejados en un crecimiento económico y sociedad estables a lo largo del tiempo. En particular, el principio mostró su lado positivo en el año en el que empezó la pandemia (2020), puesto que China fue uno de los pocos países del mundo que presentó un crecimiento positivo en su PBI (del 2.3%), seguido de un 8.1% en 2021, y de un 3.9% en lo que va del 2022 (Song, 2022).

Song Yang (2022), sostuvo que todo país en modernización busca la prosperidad. Sin embargo, a diferencia de otras naciones, China profundiza el lograr la modernización material y espiritual. Según el embajador, China se compromete a apoyar la globalización económica y promover el progreso. Así como a buscar el beneficio de los individuos de todas las naciones a través de relaciones pacíficas, donde se observen resultados de ganar-ganar entre ambos socios comerciales. El embajador resaltó que el presidente de la República Popular de China, Xi Jinping mencionó, en el Congreso CPC, que “la población china está lista para trabajar mano a mano con personas de todo el mundo para crear un futuro aún más brillante para la humanidad”.

El doctor Xu Bin (2022) describió al presidente de la República Popular China como un líder con visión de largo plazo. Prueba de ello fue el programa de “modernización socialista” con miras al 2035, el cual fue anunciado por el líder del gigante asiático en noviembre del 2020. Dicho programa tiene como principales objetivos duplicar el ingreso per cápita y lograr la transición a un modelo de crecimiento denominado de “doble circulación” (Yasinskii & Kozhenikov, 2021). En este se busca que la oferta migre desde la alta cantidad de inversión hacia la mejora de su calidad por medio de la innovación (Xu, 2022). Por otro lado, se espera que la demanda doméstica aumente y se posicione como el motor clave del desarrollo económico en la siguiente década (Xu, 2022). La estrategia tiene como objetivos incrementar la demanda por consumo doméstico e implementar paralelamente reformas en la oferta, de modo que se impulse su productividad y se apoye la innovación industrial (Xu, 2022).

En los tempranos 2000, cuando el mercado internacional se integraba a un ritmo acelerado, fue oportuno para China fundar su crecimiento económico en la demanda del mercado internacional. Sin embargo, la sinergia entre la creciente tensión geopolítica y la aparición de shocks exógenos, como la crisis sanitaria, ha terminado por debilitar la estructura del mercado global (Lo & Scissors, 2020). Dado este escenario, la integración al mercado internacional ha perdido su vigencia como pilar principal del crecimiento económico. En respuesta a ello, la estrategia de doble circulación propone gestionar los riesgos ajenos a China mediante la gradual transición al consumo interno como elemento central del modelo.

 

Si bien la circulación dual plantea reducir la dependencia en la circulación internacional, esta no implica un paso al proteccionismo o el cierre del mercado chino a las importaciones. En realidad, la estrategia de circulación dual comprende la promoción mutua entre la circulación doméstica e internacional (Kwan, 2021). La circulación dual ha sido respaldada por organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), pues también han identificado al consumo privado como el potencial motor del balance económico y de la expansión de un mercado de calidad para el largo plazo (Rhee et al., 2022). Asimismo, el FMI indicó que dicho modelo de desarrollo también aproximaría a China a objetivos referentes al cambio climático. Así, la transición dual apoya a la economía doméstica y, a la par, mejora el panorama mundial en términos de cambio climático. Esto debido a que la transición tendría un foco en las industrias de servicios chinos no explotadas y consecuentemente se dejaría de lado, en cierta medida, a los sectores industriales intensivos en carbón. En caso se continúe implementando la estrategia, el FMI estima una reducción de 15% en emisiones de carbono para las siguientes tres décadas (Rhee et al., 2022).

¿Cómo puede aprovechar y qué puede aprender Perú de la estrategia China?

Perú, mantiene buenas relaciones diplomáticas y económicas con China. Según el Embajador Song Yang (2022), Perú es el tercer país en latinoamérica que ha establecido relaciones diplomáticas con la nueva China; y el segundo, en establecer una asociación estratégica integral con China. Por su parte, el doctor Xu Bin (2022) indicó que el acuerdo comercial entre China y Perú es uno de los primeros tratados de libre comercio que China firmó con un país de América Latina (fue el segundo).

Wagner (2022) recordó que actualmente, China es el primer socio comercial de Perú. Efectivamente, al 2022 China se mantiene como principal mercado destino del país por excelencia. Las cifras demuestran un crecimiento positivo de las exportaciones e importaciones entre ambos países, sobre todo del sector agroexportador, que lideró el ranking exportador hacia China (MINCETUR, 2022).

Gran potencial exportador

En el primer semestre del 2022 las exportaciones del sector agrícola crecieron en un 51%, y fue impulsado principalmente por las mayores ventas de frutas, donde destacaron los superalimentos: arándanos (+381%), uvas (+120%) y paltas (+57%) (MINCETUR, 2022). La exportación de los superalimentos peruanos, que desde el 2017 se promocionan como “Superfoods Peru[4]”, representa un importante porcentaje de oportunidad bien aprovechada (MINCETUR, 2017). En este sentido, Tao Fenghua (2022) enfatizó el posicionamiento de los superfoods peruanos en el mercado chino, los cuales se encuentran colocados como productos ahora populares en la cocina y mesa de más familias chinas.

Sin embargo, Tao Fenghua (2022) también advirtió que aún existe un gran potencial exportador por explorar hacia China, ya que la política de transición dual china busca fortalecer su mercado interno.  Resaltó, además, que existe una oportunidad especial para el desempeño de las exportaciones del sector agrícola, pues las importaciones chinas de este sector superan los USD 190 miles de millones anualmente, y solo el 14% corresponde a bienes exportados por Perú.

Inversión para el desarrollo estratégico y sostenible

Por otro lado, Rosario Santa Gadea (2022) nos recordó que las exportaciones no tradicionales de Perú a China representan tan solo el 4% de las exportaciones totales, siendo la gran mayoría (96%) envíos del sector primario. Estas cifras evidencian la aún tarea pendiente de modernizar nuestra industria y diversificar nuestras exportaciones (Santa Gadea, 2022). Para ello, destacó que China se encuentra ascendiendo en las cadenas globales de valor debido a la inversión en innovaciones de alta tecnología, y que al mismo tiempo deja un cupo de producción de manufactura intensiva en mano de obra y de menor complejidad. Por ello, sugiere atraer inversiones chinas para aumentar la producción de bienes intermedios manufacturados en el Perú, de tal manera que conformen cadenas globales de valor lideradas por empresas chinas en la región Asia Pacífico, y así poder impulsar la modernización industrial en el Perú, y diversificar nuestra producción (Santa Gadea, 2022).

Nuestra participación en el proyecto de la Franja y la Ruta, también presenta una gran oportunidad de atracción de inversiones especializadas. En este sentido, Santa Gadea (2022) enfatizó que este proyecto no solo busca ampliar el comercio, sino que pretende lograr una integración física y crear corredores económicos. Así, sugiere desarrollar la conectividad e impulsar la producción en zonas económicas orientadas al mercado mundial. También, enfatiza la estrategia de desarrollar proyectos de inversión en infraestructura que impacte en las relaciones transpacíficas, extendiendo así al Pacífico “la ruta marítima de la Seda del siglo 21”. Santa Gadea (2022) resalta la inversión de la empresa Cosco Shipping Ports en el puerto de Chancay, pues es la primera inversión china en infraestructura portuaria en el pacífico sudamericano, y que, al buscar convertir a Chancay en un hub para las rutas comerciales entre América del Sur y Asia, aumentará sustancialmente la competitividad del puerto.

La relevancia de China para Perú también radica en que es el principal país inversionista del sector minero en el Perú (Wagner, 2022). Sin embargo, se espera que nuestra adhesión al proyecto de la Franja y la Ruta atraiga capital extranjero en diversos sectores. Al respecto, Tao Fenghua (2022) precisó que “tras la iniciativa china de impulsar el movimiento de la New Era [Iniciativa de la Franja y la Ruta en el Perú] y la unión del Perú como país miembro del IFR en abril 2019, se ha incrementado el número de compañías involucradas en la inversión extranjera y empresarial en diversos sectores, no solo la minería, energética, infraestructura y construcción, sino también, en finanzas, telecomunicaciones y manufactura […] cada vez más compañías consideran la posibilidad de invertir en industrias de procesamiento en Perú”.

Por último, las inversiones chinas también desempeñan un papel relevante en los esfuerzos mundiales y nacionales por desarrollar tecnologías más limpias. En el simposio se mencionó que la nueva estrategia china plantea migrar del enfoque empresarial cuantitativo a uno cualitativo (Fenghua, 2022). Ello se evidencia en el sector energético, ya que China muestra un mayor enfoque en áreas emergentes como el desarrollo de energía hidroeléctrica, eólica y la solar (Fenghua, 2022). China, también evidencia su visión sostenible en la aplicación de los criterios internacionales ESG (Environmental, Social and Governance) en contribución con la formación de empresas eco amigables (Fenghua, 2022).

El análisis del artículo “China’s Investment and Land Use in Latin America”, publicado recientemente por Mónica Nuñez (2022), enfatiza la importancia de la participación del capital chino en suelo latinoamericano. La evaluación de las medidas aplicadas por las industrias integrales hoy en día toma muchísima relevancia, considerando el enfoque sostenible que se busca instaurar en la mitigación de los fenómenos medioambientales, como es el cambio climático y la adaptación de la industria ante este nuevo entorno. “Los países latinoamericanos no están realizando cambios en sus estrategias de producción, ni hacen lo suficiente para garantizar una producción sostenible, por el contrario, mantienen prácticas no sostenibles que disminuyen su resiliencia socio ambiental” (Nuñez, 2022, p.16). Sin lugar a duda, China desempeña un papel relevante en la transición a las tecnologías renovables, pero este no es suficiente. Ya que, en muchos casos, estos esfuerzos se han visto frenados por la inexperiencia y consecutiva inestabilidad en la adopción de prácticas productivas sostenibles por parte de los gobiernos latinoamericanos, incluso frente a la urgencia mundial de mitigar el avance desmesurado del cambio climático.

¿Nueva realidad, nuevas estrategias?

La política de reforma económica y apertura al exterior planteada e implementada en 1978 por el entonces líder supremo de China, Deng Xiaoping, logró posicionar a China como la segunda economía mundial en poco más de 30 años. Si bien la estrategia implementada tuvo varias limitaciones, su éxito económico es innegable. No obstante, la transformación social y económica de China de los últimos años, sumada a los retos que la coyuntura mundial actual presenta, exigen que cualquier estrategia económica vigente sea revisada y replanteada. El actual presidente de China, Xi Jinping ha declarado una nueva era para China, en la que consciente de la desglobalización y la amenaza del cambio climático, da prioridad al fortalecimiento del consumo interno, la prosperidad común, y a la búsqueda de una mayor colaboración internacional. Perú es considerado un socio estratégico en esta propuesta (Wagner, 2022), y no podemos ignorar la relevancia de China en el desarrollo de nuestro país.

Tal como lo recordó Santa Gadea (2022), China y Perú son economías de ingreso medio, y como tal pueden caer en la trampa de ingreso medio, la cual impide lograr pertenecer a las economías de ingreso alto. China logró aumentar su productividad, uno de los principales factores a considerar para evitar la trampa del ingreso medio. En gran medida por ello se espera que, dentro de poco, China sea una economía de ingresos altos. Por otro lado, Perú ha mostrado un crecimiento errático en su productividad y PBI per cápita. Más allá de los detalles presentados en el presente artículo, quizás uno de los factores más importantes a imitar de China es la planificación estratégica de largo plazo. Tal como concluye Santa Gadea (2022), si queremos lograr “objetivos económicos trascendentes”, parece necesario “marcar un rumbo y sostenerlo a largo plazo”, así como lo viene desarrollando China desde décadas atrás con enormes resultados.

 

Referencias

Aldama, Z. (18 de enero de 2018). Las ciudades chinas purgan a sus pobres. ElDiario.es. https://www.eldiario.es/desalambre/ciudades-chinas-purgan-pobres_1_2904758.html

Banco Mundial. (29 de marzo de 2018 ). Belt and Road Initiativehttps://www.worldbank.org/en/topic/regional-integration/brief/belt-and-road-initiative

Cáceres, M. (25 de enero de 2022). Iniciativa de “la Franja y la Ruta» en el Perú: Impacto, oportunidades y retos. Centro de Estudios del Ejército del Perú (CEEP)https://ceeep.mil.pe/2022/01/25/iniciativa-de-la-franja-y-la-ruta-en-el-peru-impacto-oportunidades-y-retos/

Chen, Q., Chi, Q., Chen, Y., Lyulyov, O., & Pimonenko, T. (2022). Does Population Aging Impact China’s Economic Growth?. International Journal of Environmental Research and Public Health19(19), 12171.

Economipedia. (2022). País desarrolladohttps://economipedia.com/definiciones/pais-desarrollado.html

Fenghua, T. (25 de octubre de 2022). Simposio Internacional “La Economía China en la post-pandemia: tendencias, desafíos e impactos en la economía mundial”. En J. Nishikawa (Moderador), Centro de Estudios sobre China y Asia-Pacífico. Universidad del Pacífico, Lima, Perú.

Gobierno de España, Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Oficina de información diplomática. (2022). China: República Popular (de) Chinahttps://www.exteriores.gob.es/documents/fichaspais/china_ficha%20pais.pdf

Kwan, C. (2021). «Dual Circulation» as China’s New Development Strategy —Toward a Virtuous Cycle between Domestic and International Circulations. https://www.rieti.go.jp/en/china/20101301.html

Liu, Y., Xiao, H., & Zhu, S. (2013). Population Aging, Saving Rates and Long-term Economic Growth in China: A Dynamic Computable General Equilibrium Analysis. https://www.gtap.agecon.purdue.edu/resources/download/6468.pdf

Lo, C., & Scissors, D. (2020). China’s New “Dual Circulation” Strategy: Two Views. The International Economyhttp://www.international-economy.com/TIE_F20_Lo_Scissors.pdf

Mendoza, M. (2020, 18 julio). ¿Una nueva guerra fría? Escalada de tensión entre China y Estados Unidos. SEDICI – Repositorio Institucional de la UNLP. http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/137476/Documento_completo.pdf-PDFA.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. (08 de febrero de 2017). Perú presenta al mundo su nueva marca “Superfoods Perú”https://www.mincetur.gob.pe/peru-presenta-al-mundo-nueva-marca-superfoods-peru/#:~:text=El%20ministro%20Ferreyros%20revel%C3%B3%20que,anchoveta%2C%20adem%C3%A1s%20de%20los%20ya

Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. (2022). Reporte del Comercio Bilateral. Primer Semestre del 2022. Perú-China (RCB China). Dirección General de Investigación y Estudios sobre Comercio Exterior: Reporte de Comercio Bilateral. Recuperado el 13 de noviembre del 2022 de https://consultasenlinea.mincetur.gob.pe/Rep_Comer_Bilat/Comercio

Montes, A. (18 de junio de 2021). ¿Por qué se considera a China un país en desarrollo?. El Orden Mundialhttps://elordenmundial.com/por-que-considera-china-pais-desarrollo/

Nuñez, M. (2022). China’s Investments and Land Use in Latin America. Research Publications. https://digitalcommons.fiu.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1048&context=jgi_research

Observatorio de la Política China. (30 de septiembre de 2021). La prosperidad común de Xi Jinping. https://politica-china.org/areas/sociedad/la-prosperidad-comun-de-xi-jinping

Portocarrero, F. (25 de octubre de 2022). Simposio Internacional “La Economía China en la post-pandemia: tendencias, desafíos e impactos en la economía mundial”. En J. Nishikawa (Moderador), Centro de Estudios sobre China y Asia-Pacífico. Universidad del Pacífico, Lima, Perú.

Ren, D. (2015 de febrero de 2015). China’s wage inflation forcing foreign firms to look at Southeast Asia. South China Morning Post. https://www.scmp.com/business/china-business/article/1714032/chinas-wage-inflation-forcing-foreign-firms-look-southeast

Rhee, C; Berger, H., & Chen, W. (27 de enero de 2022). China’s Shift to Consumption-Led Growth Can Aid Green Goals. Fondo Monetario Internacional. https://www.imf.org/en/News/Articles/2022/01/27/cf-china-shift-to-consumption-led-growth-can-aid-green-goals

Santa Gadea, R. (25 de octubre de 2022). Simposio Internacional “La Economía China en la post-pandemia: tendencias, desafíos e impactos en la economía mundial”. En J. Nishikawa (Moderador), Centro de Estudios sobre China y Asia-Pacífico. Universidad del Pacífico, Lima, Perú.

Song, Y. (25 de octubre de 2022). Simposio Internacional “La Economía China en la post-pandemia: tendencias, desafíos e impactos en la economía mundial”. En J. Nishikawa (Moderador), Centro de Estudios sobre China y Asia-Pacífico. Universidad del Pacífico, Lima, Perú.

Wagner, A. (25 de octubre de 2022). Simposio Internacional “La Economía China en la post-pandemia: tendencias, desafíos e impactos en la economía mundial”. En J. Nishikawa (Moderador), Centro de Estudios sobre China y Asia-Pacífico. Universidad del Pacífico, Lima, Perú.

Wang, W. (2009). Economic Growth, Demographic Transition and China’s High Savings. China Economic Quarterly9(1), 29-52.

Winkelried, D. (25 de octubre de 2022). Simposio Internacional “La Economía China en la post-pandemia: tendencias, desafíos e impactos en la economía mundial”. En J. Nishikawa (Moderador), Centro de Estudios sobre China y Asia-Pacífico. Universidad del Pacífico, Lima, Perú.

Xu, B. (25 de octubre de 2022). Simposio Internacional “La Economía China en la post-pandemia: tendencias, desafíos e impactos en la economía mundial”. En J. Nishikawa (Moderador), Centro de Estudios sobre China y Asia-Pacífico. Universidad del Pacífico, Lima, Perú.

Yasinskii, V. A., & Kozhevnikov, M. Y. (2022). Double Circulation: A Growth Model for the Chinese Economy in the Next Fifteen Years. Studies on Russian Economic Development33(1), 118-125.

Zhang, N. J., Guo, M., & Zheng, X. (2012). China: awakening giant developing solutions to population aging. The Gerontologist52(5), 589-596.doi:10.1093/geront/gns105

[1] Pueden acceder a la grabación del Simposio mediante este enlace https://www.youtube.com/watch?v=CZB4odIt8Wc&list=PLtDr22-0xpKxgpju7UItb7LHCkTBBVvHK&index=2

[2]La Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) o también conocida internacionalmente como “Belt and Road Initiative” (BRI), supone una de las recientes evidencias de incremento del poder e influencia de la República Popular China (RPC), concentrada en la aplicación de medidas de cooperación y desarrollo de infraestructura a nivel mundial. Dicha iniciativa conlleva grandes estrategias de cambio en la política exterior china liderada por Xi Jinping, sobre todo por parte de los posibles países beneficiados de las inversiones que contrae el proyecto futuro (Cáceres, 2022).

[3] El umbral referente para considerar a un país como desarrollados es de 12 536 dólares al año (Montes, 2021).

[4] Los superalimentos incluyen a la quinua, kiwicha, cañihua, maca, yacón, castañas, algarrobo, sacha inchi, maíz gigante del Cusco, maíz morado, camu camu, chirimoya, guanábana, lúcuma, mangos, uvas, mandarinas y anchoveta, arándanos, espárragos, brócoli, palta, granada, cacao y chocolates, entre otros (MINCETUR, 2017).

 

Fuente: Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico

Contáctenos

    No
    No